Vino

Si se tiene en cuenta el ritmo de vida tan frenético que se vive, destinar una hora a un buen masaje un par de veces al mes debería ser obligatorio. Además de la calma y la sensación de bienestar que se siente mientras se recibe el masaje, se activa la circulación, se elimina tensiones y se tonifica la musculatura.

Dejando a un lado su vocación hedonista, los masajes tienen un poderoso efecto para levantar el estado de ánimo y aplacar el estrés. Por estas y otras razones los masajes son la piedra angular de un buen estado de ánimo.